sábado, 5 de abril de 2008

Al rescate de la Memoria Colectiva

“Paso a detallar a continuación
el sucinto informe que usted demandó;
duele a mi persona tener que expresar
que aquí no ha quedado casi nada en pie.
Mas no desespere, le quiero aclarar
que –aunque el daño es grave -
bien pudiera ser que podamos salvar
todo el trigo joven,
si actuamos con fe y celeridad….”

Victor Heredia
Informe de situación - 1982



Un andar de pasos elegantes y un susurro de suave seda roza la reja, de contornos forzados por el hierro, dejándose oír en la fresca galería.
Más tarde, la música de los valses, del jazz, del tango, se despega de los salones, bajando por la imponente escalera imperial, sobrevolando la fuente hasta llegar a las aguas del Río Tigre, enamorando el aire de la ribera.
No todos oyen los sonidos, pero muchas almas se niegan a dejar de escucharlos.
La memoria colectiva de la ciudad, sigue allí, entre los muros cruelmente derrumbados, entre las verjas, vilmente destrozadas, entre las ramas de la araucaria, centinela erguido entre el cielo y la tierra.
Una parte de nuestra vida, de nuestra cultura, pende del débil hilo de una falsa antinomia nunca resuelta. Progreso o Conservación.
Tenemos la costumbre histórica, de destruir nuestra cultura con dicotomías imposibles, que parecen formar parte de un cuento de Bioy, más que de la realidad.
No precisamos destruir para progresar.
Ni siquiera los más necios, han logrado imponer la teoría de que los grandes maestros de la arquitectura del siglo XX, negaban la Historia. El convento de La Tourette, en Eveux, los dormitorios del MIT, en Cambridge o el Museo Guggenheim, en Nueva York, rescatan las enseñanzas más importantes de la Historia de la Arquitectura Occidental.
Ni siquiera las bombas de la Segunda Guerra, lograron destruir El Partenón, El Coliseo o El Duomo de Florencia.
Qué pensarían los egipcios, si alguien quisiera construir un Hotel de 5 estrellas, derribando las pirámides de Gizéh o los italianos si para construir un nuevo edificio, alguien les dijera que necesitan derribar la torre de Pisa o si alguno elucubrara que los franceses deben demoler el Palacio de Versalles para edificar un Spa.
Seguramente identificarían al instante, en que lugar del planeta surgieron esas ideas.
En un país que tiene una superficie mucho mayor que cualquiera de los nombrados, pero elige la destrucción de su memoria colectiva, como sustento de su progreso.
Si alguna vez queremos convertirnos en una Nación, tendremos que comenzar a pensar en rescatar nuestra historia, nuestra cultura, ahondando en cuestiones que a veces, inclusive, pueden llegar a molestarnos.
Debemos además, dentro del esquema representativo que decide los destinos de nuestra comunidad, exigir que el poder que delegamos en nuestros representantes, sea utilizado de acuerdo a lo que se comprometió originalmente.
El Patrimonio Cultural de Tigre, simbolizado en la Quinta Cobo Anchorena, se halla presente además, en cerca de medio centenar de predios que conservan nuestra memoria colectiva y que están siendo relevados.
La conservación de estos predios, y la restitución del estado anterior de la Quinta, demolida parcialmente sin permiso Municipal durante los días pasados, debe ser una tarea en la cual se halle comprometida la totalidad de la comunidad de Tigre.
Si se hace muy difícil, interpretar lo que somos sin recordar lo que fuimos, es prácticamente imposible, construir el futuro olvidando el pasado.

Marcelo Sava arq.
Tigre- 24 de febrero de 2008





“Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia
La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir libre como el viento...

Todo está escondido en la memoria, refugio de la vida y de la historia
La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser libre como el viento...”


León Gieco- La Memoria- 1989

2 comentarios:

Andrea dijo...

¡¡¡¡Felicitaciones a los creadores del blog, se nota las ganas de ir para adelante, era lo que a la Asamblea le hacia falta que llegaran los creadores y como ya es costumbre tubo que ser la juventud, que nos da el ejemplo de abrasarse por la vida.
Chicos si no los molesto, suguiero que el fondo en lugar de ser azul, sea color verde esperanza.-
Cordialmente:
Hugo Alem

A.T.P.U.A. dijo...

Desde ya agradecemos tu comentario.Con respecto a tu referencia sobre la juventud que forma parte de la Asamblea, deseamos aclarar( ya que muchos tienen esa confusión) que si bien el grupo de jóvenes de La Mosquitada ( si es que a ellos te referís) , forman parte , nuestra ASAMBLEA está formada por muchos "viejos vecinos" o "vecinos viejos" de Tigre. Es más, el creador del blog, ya está "peinando canas",pasando los cuarenta y tantos !! No obstante obviamente la "juventud" está presente!.Bromas a parte, gracias otra vez!!